El año de Taylor

El 2020 ha sido uno de los años más caóticos para la humanidad; el encierro ha convertido a algunxs de nosotrxs en personas creativas, y si hablamos de artistas que supieron invertir su tiempo en esta pandemia, Taylor Swift se lleva la corona.

 La interprete de 31 años ha hecho de este año uno de los más productivos en toda su carrera. La racha comenzó el pasado 23 de Enero con el estreno de Miss Americana; un documental que retrata la vida y el crecimiento de la artista a lo largo de los años, además de mostrarnos el proceso de grabación de uno de sus discos más importantes y del cual no obtuvo mucho reconocimiento, estoy hablando de “Reputation”.

No conforme con dejarnos un gran sabor de boca al presentarnos «Miss Americana», una mañana de Julio, anunció que había estado trabajando en algo nuevo, un nuevo material que vería la luz el 24 de Julio, así como una ráfaga de nostalgia y notas melancólicas, nos mostró “Folklore”, un disco escrito y producido en colaboración con Aaron Dessner de The National. Debo admitir que escuchar que mi pop star del momento se haya unido al sonido triste de Dessner, me llenó de emoción y la emoción creció aún más al saber que ella tendría una colaboración con Bon Iver.

Todxs lxs fans conocíamos el pleito que tenía con su antigua disquera, el robo de sus primeros cinco discos habían hecho de Swift una guerra para recuperar lo que era suyo y fue también al inicio de año que ella anunció que el primero de noviembre podría volver a regrabar sus primeros cinco discos, pues había recuperado los derechos de sus canciones, los cuales nunca debió haber perdido.

Las victorias no paraban para la interprete de Cardigan, pues una nueva sorpresa llegó para lxs fans cuando anunció desde su cuenta de Twitter que el 16 de septiembre sería parte de las presentaciones de «The Academy of Country Music Awards»; una ceremonia que premia a los mejores interpretes de la música country, y recordemos que así fue como Swift comenzó su carrera, además esta presentación era de suma importancia puesto que llevaba siete años sin participar. Otro logro que celebrar para Taylor.

Dicen que lo mejor llega al final y así es como ella lo está haciendo; las nominaciones de los Grammys se hicieron presentes y ¿adivinen quién figura en las categorías?… así es la señorita Taylor está nominada no a una ni dos categorías, ¡si no a seis!

Álbum del año, canción del año, canción pop solista, canción pop dúo/ banda, álbum pop y mejor canción escrita para medios visuales, esta última nominación es gracias a su participación dentro del soundtrack de la película «Cats».  Dicen por ahí que Folklore le está dando a Swift el reconocimiento que no le dieron cuando «Reputation» vio la luz.

Uno creería que las cosas para Taylor terminaban aquí pero no fue así, al parecer a esta mujer amante de los gatos le gusta mantenernos contentxs y llenarnos de sorpresas. El pasado 25 de Noviembre amanecimos con una nueva y buena noticia; por qué no, estamos en momentos difíciles, no tenemos mucho que hacer y por qué no premiarnos con una hermosa (cuando digo hermosa, es porque en verdad es HERMOSA) sesión grabada dentro de «Long Pond Studio», un estudio ubicado al norte de Nueva York donde se recluyó junto a Aaron Dessner y Jack Antonoff, para grabar Folklore.

Una sesión que contiene una explicación de cada una de las piezas que conforman a esta joya de la pandemia. Con una atmósfera que te transporta inmediatamente a la paz y tranquilidad, es así como Swift nos muestra que no sólo es una reina para hacer pop si no que la melancolía y la tristeza también le salen muy bien y que mejor que de la mano de Dessner. Un concierto para disfrutar a lado de tu persona favorita, con una taza de chocolate o una copa de vino y dejándose llevar por las hermosas tomas del bosque y la melodiosa voz de Swift en un ambiente completamente armonioso y tranquilo.

Al parecer a Swift se quedó con ganas de seguir la historia de “Folklore”, creo que la cuarentena le sentó bastante bien para seguir  escribiendo y componiendo canciones melancólicas y sobre todo sorprendernos una vez más con un nuevo material.

No han pasado ni cinco meses de su disco “Folklore”, cuando una mañana de jueves despertamos con la noticia de un álbum nuevo, un álbum que alparecer será parte de una trilogía “folklorense”, en donde seguirá mostrando las historias de triángulos amorosos y no sólo eso, esta vez nos sorprendió con nuevas colaboraciones.

Cuando anunció este nuevo álbum me sorprendió la rapidez que tiene esta mujer de convertir sus historias en canciones y hacerlo tan rápido; ella dijo “no podía parar de escribir”, y no saben cómo agradezco que no haya parado. Como la última vez nos mostró la portada del disco, nos dijo que la noche era el momento perfecto para mostrarnos su nuevo material y además nos reveló el tracklist del nuevo álbum; cuando empecé a leer los tracks, mi vista quedo perpleja al leer “feat The National”, en ese momento saltó de alegría, en el disco pasado platicaba con mi hermana y le decía “hubiera estado increíble que Taylor hubiera hecho una colaboración con The National”, al parecer leyó mi pensamiento y me dio el mejor regalo de navidad.

Seguí leyendo el nombre de las canciones cuando de pronto mi mirada se pasmó de nuevo al ver el nombre de “Haim”, y después (repitiendo como la ultima vez) “Bon Iver”, este disco no podría ponerse mejor, lo único que faltaba era que dieran las once de la noche para escuchar lo que prometía ser otra joya melancólica de Swift.

A decir verdad estos dos discos han mostrado lo multifacética que es Tay, y como ella lo ha dicho no necesita tener el corazón roto para poder escribir canciones; algo que se notó desde Folklore es que ha regresado un poco al tema del Folk, a sus inicios y creo que eso ha sido una de las cosas que más me ha gustado de estos materiales, además de que cada vez más se nota que el mundo del indie no está peleado con el pop “comercial”, ya lo dije en las líneas anteriores, el hecho de tener colaboraciones con The National, Haim, Bon Iver y también contando con la participación de Marcus de Mumford & Sons en algunos coros, nos muestra lo bonito de la música, que puede unir a cualquier genero musical para crear unas verdaderas joyas.

Me gusta pensar que Tay está pasando al lado oscuro del indie y que seguirá sorprendiéndonos con un nuevo álbum, para concluir la trilogía Folklore, mientras eso pasa recomiendo ampliamente armar un maratón y ver “Miss Americana” (en Netflix), después, para no extrañar tanto los conciertos, ponerle play a “Reputation Stadium Tour” (en Netflix), desconectarnos un ratito del televisor y darle play a “Folklore” para posteriormente pedir una cuenta prestada de Disney+ y ver la hermosa sesión de Folklore y ya para terminar darle play a “Evermore” y repetir una y otra vez “Coney Island” mientras lloras (como yo).

El plan perfecto para sobrellevar esta cuarentena que nos está acabando mental y emocionalmente.

Comentarios

comments

Yet Autor