Top 10 Películas del 2017

El 2017 fue uno de los años más notables en la década para la industria fílmica, tanto en el ámbito comercial como en el independiente. Nuestro columnista de cine, Teddye Zapata ha elegido sus 10 películas favoritas del año.

 

Seré breve: Este año estuvo lleno de grandes momentos y salidas al cine memorables, y a pesar de que, como siempre, no estuvo exento de absolutos bodrios y tremendas decepciones, el 2017 me pareció mayormente satisfactorio, incluso para las películas ultra comerciales y taquilleras. A fuerza de ser veraz, mi momento favorito relacionado al cine en 2017 fue el haber visto La La Land en mi sala de cine local; técnicamente es una película de 2016, y no entra en esta lista, pero en serio, es una belleza que todos deberían ver. Como sea, en 2017 tuvimos buenos filmes de terror, películas de acción casi perfectas y hasta cine de superhéroes que marcará un antes y un después en su género; además contamos con un mercado en expansión en los servicios de streaming, ya que Amazon, Netflix, Hulu, MUBI, Shudder y otros nos han dado uno de los años más sólidos en cuanto a catálogo, calidad y diversidad.

Sin más preámbulos, les dejo las que para mi fueron las 10 mejores experiencias cinematográficas del 2017.

 

 

10. Raw

 

Raw (Voraz), el filme de Julia Ducournau, es un estudio sobre la obsesión, y ciertamente merece ser reconocido como un tratado psicológico legítimo en la categoría del Horror y no solamente como “esa película francesa que hizo vomitar a todos”. De hecho, el que se haya vendido de esta manera la película la ha afectado negativamente, haciendo que muchos opten por evitarla al confundirla con simple torture-porn. Porque resulta ser lo más alejado de eso; es en cambio, cine de terror brillante de una autora fuera de lo convencional. Si bien la película presenta indudablemente varias imágenes seriamente perturbadoras, su propósito no radica en la provocación sino en una exploración compleja de la sexualidad e independencia de la mujer joven. Raw es una obra de género engañosamente inteligente cuyo inevitable estado de culto es increíblemente bien merecido.

 

 

9. A Ghost Story

 

Contemplativa, reflexiva y emocionalmente hermosa, A Ghost Story es una experiencia cinematográfica muy íntima y personal que explora temas como el amor, la pérdida de un ser querido y como enfrentamos esa pérdida, la trascendencia del espíritu y la vida después de la muerte, y que nos invita a hacer un ejercicio introspectivo para replantearnos nuestra manera de vivir nuestro día a día y qué estamos haciendo para dejar huella en este mundo después de partir. Puede pecar de ser lenta, abusando de escenas largas donde no está pasando realmente nada que aporte gran cosa a la historia, pero es una deficiencia menor comparada con los demás aciertos visuales en la cinta.

 

 

8. Mudbound

 

Estrenada únicamente por la plataforma de Netflix, Mudbound nos sitúa en un Wisconsin post-guerra que está fuertemente dividido por el racismo y seguimos la vida de 2 soldados que, separados por su color, pero unidos por los traumas y secuelas provocados por la guerra, inician una amistad prohibida que les traerá consecuencias catastróficas no solo para ellos, sino para sus familias. Un drama fuerte y conmovedor sobre temas clichés en Hollywood, pero abordados desde una perspectiva que matiza y trasmite sentimientos que van desde la repulsión hasta la compasión. Una de las mejores propuestas originales de Netflix a la fecha.

 

 

7. Life

 

Dirigida por el sueco Daniel Espinosa y escrita por Rhett Reese y Paul Wernick ─ sí, los mismos que hicieron Deadpool ─ llega Life, una cinta de ciencia ficción que, si bien su historia no es nada nuevo dentro del género, su excelente reparto, su destacado uso de los efectos especiales y diseño de producción y su efectiva manera de manejar el suspenso dentro de la historia la hacen funcionar más que bien, regalándonos un producto bastante completo. Con claras influencias de Alien de Ridley Scott y Gravity de Cuarón, Life puede convertirse en una franquicia interesante si se sabe explotar ese excelente plot twist al final de la película.

 

 

6. John Wick: Chapter 2

 

John Wick fue una grata revelación para el cine de acción en 2014, convirtiéndose rápido en una de las mejores películas de los últimos años dentro del género. La simpleza de su historia, pero la grandeza y esplendidez con la que están filmadas sus escenas de acción, que van desde tiroteos, persecuciones en automóvil y combates cuerpo a cuerpo, interpretadas de manera excelente por Keanu Reeves, la dotan de una particularidad y estilo visual que le hacen ganarse el título de clásico instantáneamente. El director, Chad Stahelski ─ quien ya dirigió la primera cinta junto a David Leitch ─, repite la fórmula para esta segunda entrega y consolida al personaje y a la franquicia que, después del éxito de estos 2 filmes, se espera que haya más historias protagonizadas por este personaje. Más de lo mismo podrían decir muchos; sí, tal vez. Pero eso no es necesariamente malo. No intenta redefinir, ni reinventar las películas de acción, pero si contiene todos los elementos que queremos encontrar en este tipo de películas. Sin duda, John Wick pasara a la historia como uno de esos personajes de acción cuya hambre de venganza le hace sobrevivir a circunstancias inverosímiles para un ser humano, como una especie de Rambo moderno.

 

 

5. It

 

Una de las mejores adaptaciones jamás hechas a un libro de Stephen King. Las cosas como son. Andy Muschietti demuestra el amor y respeto que le tiene a la obra escrita y nos regala uno de los mejores filmes de terror de los últimos años. Se toma el tiempo de desarrollar a sus personajes, que nos interesen y que nos preocupemos por ellos, demostrando su habilidad para dirigir e integrar a su reparto de actores. El cast es otro punto a favor, hay una química especial entre todos los niños que traspasa la pantalla y se siente. Bill Skarsgard interpreta un Pennywise mas visceral y violento que el de Curry y la atmósfera que se crea cada que el personaje entra en escena no tiene desperdicio alguno. El filme es misterioso cuando tiene que ser misterioso, es divertido cuando tiene que ser divertido y es conmovedor cuando tiene que ser conmovedor, todo en su tiempo y todo en su lugar. Sin duda Muschietti deja las expectativas muy altas para la ya anunciada segunda parte.

 

 

4. Logan

 

Esta tercera entrega de la trilogía de Wolverine es la reivindicación del género de superhéroes y la de un personaje que, si bien ha tenido sus momentos memorables en conjunto con otros mutantes en la saga de X-Men, en solitario ha sido más bien para el olvido. James Mangold ─ quien ya había dirigido The Wolverine, la segunda entrega de esta trilogía ─ toma elementos de géneros como las road movies y el neo-western y nos regala una película cruda, oscura, violenta, pero sobre todo emocional, de un héroe solitario, envejecido, cansado y que no solo acepta la idea de morir, sino que la abraza y la persigue. Logan es la despedida que Hugh Jackman y todos los fans de Wolverine merecían. Un cierre épico a una trilogía bastante mediocre.

 

 

3. Wonder Woman

 

Contra corriente y con bastante peso en los hombros tuvo que luchar La Mujer Maravilla después de tantos fracasos en el Universo Cinematográfico de DC. Sin embargo, Patty Jenkins hace un excelente trabajo y nos entrega una propuesta fresca dentro de un género ya bastante desgastado como lo es el cine de superhéroes. Toma todos los elementos que ya hemos vistos en otras cintas como estas, pero usados con la habilidad suficiente para hacerlos funcionar de manera brillante. Aunque si tenemos que hablar de una de las cualidades que hacen sobresalir a Wonder Woman, es su honestidad y valentía, llevando el amor como bandera y principal motor de una persona que quiere cambiar el mundo. Algunos la acusan de cursi por esto, pero vamos, si tu historia es lo suficientemente sincera, nada es cursi. La primera película de superhéroes dirigida y protagonizada por mujeres no es solo la pieza más sólida del DCEU, sino una de las mejores del año.

 

 

2. mother!

 

Tan polémica como brillante, la nueva película de Darren Aronofsky es un reto para el espectador ya que su fuerte carga psicológica la hace incómoda, tensa e inquietante. Llena de simbolismos y metáforas, mother! Es una crítica a la sociedad moderna, la decadencia del ser humano y su lado más egoísta, la malinterpretación de la religión desde sus meras raíces y las consecuencias que esto trae. No es un filme para todos y por más pretencioso que esto suene, es verdad. La película demanda un grado de atención que sí no se le está dispuesto a dar, no vale la pena ni que la intentes ver. Una cinta que con el paso del tiempo se irá ganando lugar entre el cine de culto.

 

 

1. Dunkirk

 

3 años después del éxito de Interstellar, Christopher Nolan regresa a las pantallas grandes con Dunkirk, un filme nada fantasioso, pero igual de estimulante emocionalmente que su antecesora. Dunkirk nos narra un hecho ocurrido durante la Segunda Guerra Mundial, que consistió en la evacuación de 300,000 soldados británicos y aliados del muelle de Dunkerque, todo contado desde 3 perspectivas distintas y 3 líneas temporales diferentes ─ El muelle/1 semana, el mar/1 día y el aire/1 hora ─ que convergen en un desenlace estremecedor y satisfactorio para el espectador. Con poco diálogo y poco desarrollo de personajes, Nolan se apoya en la fotografía de Van Hoytema y la música de Hans Zimmer para crear una experiencia audiovisual única y envolvente que atrapa de principio a fin. No es una película de guerra cualquiera, es un reflejo de la angustia y desesperanza de quienes la viven.

 

Comentarios

comments

Editorial Autor