Rock bajo el puente, una noche con O Tortuga, El Shirota y más

Se anunciaba la lluvia, la duración de la luz roja en los semáforos era más breve cuando los automovilistas hacían tocar la bocina, la desesperación se abría paso por las calles, menos mal que a unos pasos de la avenida Juan Escutia, bajo puente de Circuito Interior, se escondía el foro que el pasado viernes le abrió la puerta a proyectos musicales de la escena indie local, para crear una experiencia sonora basada en poderosos guitarrazos, prolongadas distorsiones y reminiscencias garageras.

Al interior de Bajo Circuito, casi todas las mesas estaban ocupadas, la actividad en la barra comenzaba a coger ritmo, se percibía la particularidad de este evento cuando los rostros adolescentes poco a poco fueron ganando terreno frente al escenario gracias a que personas de todas las edades serían bienvenidas.

Tras bambalinas comenzó a escucharse una fina propuesta de rock. Al correr por completo el telón, Build a Vista impregnó el ambiente de psicodelia al tocar su primer LP. Las voces cambiantes y la rotación de instrumentos entre Pablo Olea, Carlos Mier, Coco Uruchrtu y Diego Mier, dieron un toque estimulante a su presentación que tuvo varios puntos altos, quizá los más sobresalientes con “They Know I’m Leaving”, “Slider” o “E-Tremolo”. Esta banda formada en 2015 será parte del line up de la segunda edición del festival Hipnosis.

El público había aumentado en número, Axel Novoa (guitarra y voz) asomó la cabeza por el cortinaje, quienes se percataron de esto anunciaron con gritos la presencia de la banda en el escenario: El Tormento,  trío de reciente formación, trajo el slam al foro con su dislocada música. La interacción con los asistentes fue constante hasta que las canciones que son parte de sus tres EPs se hicieron oír.

O Tortuga regresó a la escena, esa noche Sebastian Neyra, Osmar Espinosa, Fernando Zamorano y Enrique Zamorano presumieron algunas rolas que serán parte de su segundo disco. La concurrencia iba de un lado a otro con el slam, la cerveza se regaba por el suelo junto con el sudor, llegó el momento del crowdsurfing y la energía se desbordó cuando tocaron algunas canciones de su producción debut. El surf rock que distingue a esta agrupación de Pantitlán le inyectó a la fiesta irreverencia, desparpajo y fervor. Después de la interpretación de “Nena Pálida” hubo una fuga juvenil hacia la salida.

Jóvenes Adultos con voces más suaves y toques de rock clásico refrescaron el ambiente. Este proyecto de breve trayectoria cuenta con la experiencia de sus integrantes en la música independiente: Carlos Arteaga (Minor Shadow), Santiago Gómez (Little Ethiopia) y Sebastián Neyra (O Tortuga) se han abierto paso con sus producciones musicales Tarjeta de Presentación (2016) y Amor de Lejos (2017).

Hacia la media noche se dio un giro intempestivo con El Shirota, banda originaria del Estado de México, al presentar su último material. Las exploraciones ruidosas, contundentes y furiosas de su estilo punketo/noise rock, los ha puesto en la mira desde el 2013 por la calidad en su trabajo discográfico que al escucharlo en vivo amplía sus posibilidades sonoras al mezclarlas con visuales que penetran la cabeza.

Las propuestas musicales que fueron parte de esta fiesta convocada por Beyond Psicodelia en Bajo Circuito reunieron a un público ecléctico de seguidores, colados y curiosos que acudieron solos, acompañados y en familia a desquitar la semana con un cierre a la altura de la agenda cultural que merece la ciudad.

Por: María No More
Fotos: Isay Peña

mm

Webmaster y administrador de sitio

Comentarios

comments

mm

Editorial Autor

Webmaster y administrador de sitio