revenge

Reseña: Revenge, la nueva sensación del terror francés

Por Teddye Zapata (@TeddyeZapata)

 

El cine francés ya nos ha demostrado que es capaz de transformar cualquier situación de la vida cotidiana en un relato subversivo y provocador para llevarlo a la pantalla grande. Todavía el año pasado, Julia Ducournau nos estaba dando de qué hablar con Raw,que lejos de ser “la película francesa que hizo vomitar a todos”, como se le empezó a conocer, es más bien un estudio sobre la obsesión y la exploración de la sexualidad e independencia femenina.

 

Este año, en su debut cinematográfico, la francesa Coralie Fargeat nos entrega una reflexión y una crítica sobre lo normalizadas que están algunas conductas machistas en la sociedad y lo lejos que estamos dispuestos a llevar la situación antes de enfrentar sus consecuencias inmediatas. Y ya sé que probablemente ahorita deben estar revirando los ojos y diciéndome feminazi o femichairo o lo que sea, pero es que, si le ponemos atención a los sucesos que desarrollan la historia, no son más que comportamientos machistas estandarizados por la sociedad y con los que lamentablemente las mujeres se han visto obligadas a lidiar, solo que aquí el personaje femenino sale victorioso.

 

Pero no nos adelantemos. ¿De que trata Revenge? Bien. 3 amigos, Richard, Stan y Dimitri, interpretados por Kevin Janssens, Vicent Colombe y Guillaume Bouchede, se juntan para ir de caza como cada año, solo que esta vez, Richard, decide llevar a su amante, Jen, interpretada por una grandiosa Matilda Lutz, al punto de reunión. Pero la cosa se empieza a torcer cuando Dimitri se siente atraído por Jen y empieza a coquetear con ella, siendo rechazado varias veces por esta. La situación llega a un punto de ebullición donde la frustración y desesperación de Dimitri es tal que termina violando a Jen en cuanto tiene la oportunidad. Y aunque este no tarda en confesar lo ocurrido a Richard, este no es reprendido por sus actos; en cambio, optan por la maravillosa idea de matar a Jen para que no diga nada. Y es aquí donde la situación se torna compleja para ellos, porque su intento falla, Jen no muere y esta regresa para buscar venganza, convirtiendo a los cazadores en presas y una reunión anual de amigos en un festival de sangre.

 

La premisa tal vez parezca un cliché, digo, ya se han hecho varias películas de I Spit on your Grave con básicamente la misma idea, sin embargo, el hecho de que esta vez se aborde desde la perspectiva de una mujer hace que los matices en ciertas partes del filme sean más interesantes. También hay una distinción importante en la cinematografía; Revenge tiene una fotografía muy cuidada, un gran aprovechamiento de las locaciones y una paleta de colores bastante vistosa.

 

En conclusión, Revenge es una catarsis de la figura femenina viviendo en una sociedad machista disfrazada de splatter. Hay violencia descarnada, litros de sangre, desmembramientos explícitos y personajes sobreviviendo a circunstancias inverosímiles; todos los requisitos que exige una buena pieza de gore.

Comentarios

comments

Editorial Autor