reseña-justice-league

Reseña: Justice League [La Liga de la Justicia]

Por Teddye Zapata (@TeddyeZapata

 

Después de los altibajos que ha tenido el DC Extended Universe desde sus inicios — desde su mera concepción con Man Of Steel —, parecía una tarea imposible juntar a La Liga de la Justicia en la pantalla grande tan precipitadamente y salir bien librado. Si bien Wonder Woman trajo un poco de luz a este difuso, enredado y un poco apresurado Universo Cinematográfico, no eliminaba por completo las dudas. Pero lo que pasa con este filme es interesante, porque tiene mil deficiencias y errores súper notables, pero que al final de cuentas no afectan de manera tan estrepitosa el resultado final de la película y esta termina siendo una experiencia por demás agradable.

 

Y sí, podemos decir que la edición se ve ligeramente a contra reloj, acelerada, con secuencias un tanto inconexas que por ratos hacen trastabillar la fluidez con la que avanza la narrativa de la historia, pero estas no la hacen caer. A pesar de dichos detalles con la edición, el estilo y la estética de este Universo Cinematográfico siguen intactos; los slow motion, la corrección y saturación de colores en los planos y el buen manejo de cámara en las escenas de pelea se hacen presentes. Sin duda, esta coherencia estilística es una de las cualidades que más representan a su director: Zack Snyder.

 

No obstante, a lo largo del filme, sus mayores errores se hacen dolorosamente visibles: Un villano tan desechable, plano y pobre como el CGI con el que fue hecho, cuya única motivación es la destrucción y conquista del mundo, un mundo que en realidad nunca se nos muestra. Nuestra única conexión con este mundo en peligro de acabarse es una familia de 4 personas en Rusia. Tampoco vemos una movilización policíaca, militar o gubernamental preocupada por hacer algo. Como si esos portales de luz enormes que abría Steppenwolf cada vez que llegaba o se iba pasaran totalmente desapercibidos. Sin embargo, encontramos el punto fuerte en los personajes principales, cuyo carisma parece ser uno más de los superpoderes con los cuales terminan no solo salvando el mundo, sino la película. Las personalidades de las figuras que se nos habían presentado previamente ya se empiezan a delinear de una manera más detallada. Por fin vemos a un Superman que sí parece SUPERMAN y no este ser gris, desdibujado y torpe que habíamos visto en anteriores entregas. Batman y Wonder Woman no fallan como los líderes del grupo, siendo los bastiones de este ensamble.

 

En cuanto a los nuevos personajes, se nos dice lo necesario como para saber qué hacen ahí y no divagar en sus historias haciendo que el filme se alargara innecesariamente y perdiera el rumbo. Flash es el comic relief de esta historia, que sin duda nos regala algunos de los momentos más memorables y graciosos de la película. Cyborg es el más relegado del grupo y se centra solo en resolver lo que se le pide cuando se le pide y Jason Momoa le regresa la credibilidad a Aquaman con su porte de badass, por ratos siendo el bully del grupo. Juntos logran una química que de verdad da gusto ver y que te hace olvidar cualquier error técnico de la película. Sin ser épica ni memorable, con sus fallos e inconsistencias, Zack Snyder y Joss Whedon cumplen y nos entregan una versión de estos superhéroes que deja un buen sabor de boca y con expectativas de ver más cintas con estos personajes juntos.

 

Tal vez no es la película de La Liga de Justicia que merecíamos, pero sí la que necesitábamos. Al menos por ahora.

Comments

comments

Editorial Autor