Reseña: The Predator [El Depredador]

Después de dos secuelas — que poca justicia le hacen a la primera entrega de 1987– y dos fallidos crossovers con El Octavo Pasajero, El Depredador está de regreso y esta vez de la mano de Shane Black, quien apareciera en la primera cinta como actor, interpretando a Rick Hawkins, ahora como director del filme.

Y ya desde que desde que vemos el nombre de Black en los créditos uno sabe a qué tipo de filme se está enfrentando. Estamos hablando del hombre que hizo la tan odiada Iron Man 3 y que también nos entregó The Nice Guys, una de las mejores comedias de los últimos años. El tipo de humor burdo que raya en la autoparodia que maneja Shane Black en sus cintas es demasiado marcado y es algo para lo que el público no estaba particularmente preparado para ver en una película del Depredador.

Y es que, a pesar de retomar las convenciones tradicionales de las películas de acción de antaño — como el grupo de militares retirados que regresan obligados para una ultima batalla, guiados por un soldado sobresaliente –, Black lo retoma pero a su manera y actualizando el formato, lo cual hace que este grupo de pelea no sea algo como Los Indestructibles, lleno de hombres musculosos listos para morir en batalla; más bien tenemos un grupo de trastornados mentales, irreverentes, soltando chistes para enmascarar su evidente miedo de salir lastimados en la confrontación.

Si bien tal vez desaprovecha los escenarios para desarrollar enfrentamientos más extensos entre los alienígenas, con este grupo de militares, Shane Black sienta las bases de lo que podría venir para el universo del Depredador, dejando un final bastante abierto a varias posibilidades de más películas sobre el personaje. 

The Predator termina siendo una pieza violenta y divertida de cine serie b que, si se le juzga por lo que es, vil y puro entretenimiento, se termina disfrutando. Ahora que si eres de los fans más enraizados de la saga, evítala a toda costa.


Teddye Zapata es el especialista en cine de Radio Pánico. Puedes seguirlo en Twitter @TeddyeZapata

Comentarios

comments

Editorial Autor