Los mejores álbumes Pop del 2017

El 2017 fue un año muy interesante: Muchos de los artistas que habíamos dado por sentado como grandes protagonistas del circuito del Pop nos entregaron trabajos endebles, decepcionantes, y en el peor de los casos, horrendos. Sin embargo, una nueva generación de grandes talentos ha salido a la luz para ofrecernos sencillos, pero sobre todo, álbumes de extraordinaria calidad, cuidadosos en su composición, acertados en su selección de colaboraciones, y poderosos en su narrativa y su mensaje. Muchos de estos jóvenes revelación llegan apenas con sus discos debut, pero algunos de los materiales más trascendentes de este año han sido comebacks. La embajadora por excelencia del teen-pop de la década reapareció con el disco más ambicioso del panorama Pop global del año, una celebración de la entrada a la vida adulta; y por otro lado, una incansable guerrera por la dignidad, recién salida del peor de los infiernos, muestra orgullosa las heridas de su batalla más ardua en un trabajo desgarrador, incisivo, pero al fin de cuentas, triunfal.

 

Este año fue toda una montaña rusa emocional para muchos de nosotros — por fortuna, el Pop siempre estará ahí para todos. Estos fueron sus mejores álbumes del año.

 

15. Kehlani – SweetSexySavage 

 

Sí, el título es una referencia directa a CrazySexyCool de las icónicas TLC, y expresa uno de los mejores atributos de este material, su amor incondicional por el sonido suave y sensual del R&B de los años 90. Junto a los productores Pop & Oak, Kehlani nos presenta un álbum que oscila entre la sutil seducción (“Distraction”, “Undercover”) y la provocación sexual más frontal (“Do U Dirty”), de una manera sónicamente rica y consistente. Además, este disco samplea no una, sino dos veces a la legendaria Aaliyah y en ningún momento suena a cliché.

Escucha: Spotify

 

 

14. Charlotte Gainsbourg – Rest

 

La cantautora franco-británica siempre había delegado muchas de las mayores responsabilidades de su música a los productores y compositores a quienes ha servido de musa — Beck, estamos hablando de Beck —, pero en Rest no solo decide tomar el timón de una vez por todas, sino también la oportunidad de ensamblar a su propio equipo de colaboradores, entre los que destacan Guy Manuel de Homem-Christo, de Daft Punk, Owen Pallett, SebastiAn, y hasta el mismísimo Sir Paul McCartney. La mejor de las sorpresas es que Rest nunca suena a nadie más que a la propia Charlotte.

Escucha: Spotify

 

 

13. IU – Palette  

 

IU es una de las caras más conocidas en Corea del Sur, lo cual en sí es decir muchísimo ya que se trata del mercado Pop más frenético y de mayor crecimiento en el mundo; sin embargo, esto significa que cada lanzamiento discográfico suyo es tratado como todo un evento de carácter nacional. Palette muestra a una IU cada vez más en control de su obra, tanto en la composición musical — que parte desde la balada folk al electropop más coqueto — como en las letras, algo que, si bien ya es un poco más común entre los idols del K-Pop, en el caso de esta cantante significa que se nos está presentando más y más de su universo personal, y de las ansiedades, tensiones, amores y alegrías que lo conforman. Este disco es un paso adelante para el Pop en Asia, en el sentido de que este ya empieza a mostrar la intensidad y la desnudez emocional que a veces demandamos de los artistas de Occidente.

Escucha: Spotify

 

 

12. Harry Styles – Harry Styles 

 

Aceptémoslo, si bien Zayn fue el primero de One Direction en tomar el camino solista, es de Harry Styles de quien nos interesaba más saber en qué dirección habría de caminar en su debut en solitario. Y aún así, fue para nosotros una grata sorpresa que, en lugar del fácil sendero del pop-rap radial o de colaboraciones forzadas tan comunes en estos tiempos, Harry decidiera canalizar a su rockstar interno y entregarnos un material repleto de temas guitarreros, referencias al glam-rock setentero y odas al rompimiento dignas de Stevie Nicks. El señor Styles sabe muy bien que él era el Mick Jagger de su grupo y ha decidido reafirmarlo como solista. Afortunadamente, tiene las canciones para respaldarlo.

Escucha: Spotify

 

 

11. Epik High – WE’VE DONE SOMETHING WONDERFUL

 

Epik High son una leyenda viviente; el grupo liderado por Tablo ha definido y reinventado tanto al Rap coreano como al K-Pop en general en sus más de 15 años de trayectoria, y cada una de sus transformaciones genera tendencias que en varias maneras han contribuido a la constante renovación estilística de la industria. En 2017 han lanzado este material casi como una celebración de ese legado, un disco colmado de invitados — IU, Lee Hi, The Quiett, Simon Dominic, Oh Hyuk, entre otros — en el que nos muestran su enfoque contundente del hip-hop y el puente que tienden hacia el sentido melódico que tanto amamos del Pop coreano. Si una de las cosas que nos han convertido en fans del K-Pop son sus reminiscencias y elementos raperos,  Epik High es a quienes tenemos que agradecer por ello.

Escucha: Spotify

 

 

10. Dua Lipa – Dua Lipa

 

Teddye Zapata, crítico de cine y colaborador de Radio Pánico, predijo en 2015 que Dua Lipa iba a ser la popstar que definiría la segunda mitad de esta década. Si bien aún no ha llegado a esas alturas, el ascenso de “New Rules” al número 1 de los charts británicos y el lanzamiento de su debut discográfico la han colocado al frente de una escena que necesitaba una voz tan única como la de esta joven de origen kosovar-albanés. El álbum en sí apareció al fin en junio, después de un año y medio de asombrosos sencillos y colaboraciones, las cuales lo conforman de principio a fin. La larga espera lo hace parecer una colección de Greatest Hits, pero vamos, cuando un disco es tan consistente, tan lleno de ganchos, y que proyecta un futuro tan brillante, cada día valió la pena.

Escucha: Spotify

 

 

9. Rina Sawayama – RINA 

 

Una de las cualidades que más admiramos en un álbum Pop es su diversidad sonora y estilística, el terreno que puede cubrir en cuanto a géneros y aproximaciones en producción y composición. Es por está razón que Rina Sawayama es una especie de epifanía para nosotros; en RINA se encuentran ecos cyberpunk, J-Pop de la era dorada, beats cercanos a la época cumbre de Britney junto a los Neptunes, guitarrazos ultra-procesados y sintetizadores en technicolor. Y todo llevado a cabo con gran maestría, y en solo 24 minutos. Wow.

Escucha: Spotify

 

 

8. MUNA – About U 

 

Construir un tema sofisticado y emocionalmente complejo es una labor que puede tomar años de búsqueda, perfeccionamiento de habilidades, e introspección; por eso es tan impresionante que un grupo como MUNA pueda emerger de la aparente nada con un álbum debut tan rebosante de excelencia. En About U es evidente que estamos frente a una generación de creadores que ha tomado un nuevo canon como modelo a seguir, un camino iniciado por genios como Robyn y Karin Park, y posteriormente solidificado por Carly Rae Jepsen y Dev Hynes. Desde la nostálgica “Winterbreak”, hasta la reservadamente festiva “I Know A Place”, MUNA nos revelan la vía hacia un nuevo gran entendimiento de la creación Pop.

Escucha: Spotify

 

 

7. Paramore – After Laughter 

 

El quinto disco de estudio de esta banda de Tennessee contiene algunos de los temas más edulcorados, vertiginosos y coloridos de su carrera, con influencias que van desde el synth-pop de corte ochentero (“Rose-Colored Boy”), el freestyle (el perfecto lead single “Hard Times”), hasta guitarrazos de highlife en medio de baterías progresivas (“Told You So”). After Laughter es el disco que por fin confirma algo que todos sabíamos o intuíamos desde 2007: Qué increíble sería si Paramore volcara todo ese esfuerzo creativo hacia el Pop más puro.

Escucha: Spotify

 

 

6. Lorde – Melodrama 

 

Esta historia ya nos la sabemos; la prodigio de Nueva Zelanda ha vuelto con un material tan monumental como íntimo, una crónica comprensiva de la experiencia de tantos late millenials ante el amor, la desilusión, la incertidumbre y el peso emocional de las consecuencias. El equipo que aquí forma Lorde junto al productor Jack Antonoff es el origen de tan grandiosos resultados, ya que han logrado unir el minimalismo electrónico y la oscuridad de su debut con sonidos más orgánicos, más tangibles. Esto le permite canalizar a su Kate Bush interior en el single “Green Light”, y alcanzar la cúspide de la evocación en “Supercut”.

Escucha: Spotify

 

 

5. Charli XCX – Pop 2 

 

La presencia de un camaleón creativo como Charli XCX es absolutamente necesaria para la preservación de un panorama musical saludable; siempre es bueno tener a alguien cuya obra reúne a los mejores elementos del mainstream de la actualidad (MØ, Carly Rae Jepsen), a voces disidentes del underground (CupcakKe, Kim Petras) y a revolucionarios de otras latitudes del globo (Pablo Vittar de Brasil, Tommy Cash desde Estonia). Pop 2 es precisamente una obra maestra del arte de la colaboración, una muestra más de que, mientras el 2017 estuvo definido en lo político por la construcción de muros, la misión del Pop siempre será la de tender puentes.

Escucha: Spotify

 

 

4. Wednesday Campanella – Superman 

 

Tal vez es demasiada responsabilidad para un solo grupo, pero Patrick St. Michel, compañero mío en The Singles Jukebox y columnista de The Japan Times, puede que tenga razón al decir que Wednesday Campanella puede ser el grupo que venga a salvar al J-Pop del aparente estancamiento sonoro de los últimos años — razón por la cual muchos mencionan que ha perdido terreno frente a la escena coreana. El electropop de este trío es impresionante y bastante experimental — ambient, nu-disco, elementos jazzeros, aproximaciones siniestras al industrial, vibras de deep house — pero sobre todo, está lleno de euforia, de una alegría de vivir bastante contagiosa, y todo esto está perfectamente anclado por la voz y el magnetismo de su frontwoman KOM_I. Si esta será la nueva dirección que puede tomar el mainstream japonés en los años siguientes, pues bienvenida sea.

Escucha: Spotify

 

 

3. SZA – Ctrl 

 

En un año marcado por la exposición de secretos, la importancia de revelar a la luz los traumas del pasado, y la necesidad de hacer responsables a quienes han cometido indiscreciones y se han beneficiado de dicho silencio a lo largo de los años, tiene sentido que Ctrl haya tenido el éxito comercial y la trascendencia popular que tuvo. Este trabajo es una serie de francos confesionales sobre la ansiedad veinteañera, los enredos amorosos y la búsqueda de romance, pero el talento de SZA no reside solo en la temática, sino en la especificidad, la atención al detalle con la que cuenta estas historias. Y sus palabras adquieren nuevas alturas gracias a los preciosos arreglos de Neo-Soul que acentúan la riqueza musical del álbum.

Escucha: Spotify

 

 

2. Kesha – Rainbow

 

La odisea que ha atravesado Kesha a partir de sus tribulaciones legales con Dr. Luke y el arco de redención que culmina en el lanzamiento de Rainbow es, sin la mínima sombra de duda, la historia más importante en la música en 2017. Y sí, después de tan traumática travesía, cualquier cosa que lanzara la señorita Sebert este año vendría con un aura de triunfo, pero vaya lección de humildad nos hemos llevado al escuchar este portento de disco. Con una variedad sonora que va desde el pop-punk (“Let Them Talk”), al Country-Soul (“Woman”, junto a la sección de metales de los Dap-Kings) y luego a la total confrontación espiritual (“Praying”), Kesha nos cuenta cómo estuvo el infierno y cómo logró volver de él, transformada en un ser indudablemente más fuerte que tú y que yo.

Escucha: Spotify

 

 

1. Kelela – Take Me Apart 

 

Elegir un disco como el mejor del año es bastante difícil en cualquier género musical, pero en el Pop es especialmente complejo porque se trata de la música que refleja el espíritu de nuestros tiempos. El álbum del año debe ser una especie de estampa de lo que está sucediendo culturalmente en el mundo, una ventana a un mayor entendimiento de lo que somos hoy, pero también debe ofrecer una proyección de hacia dónde vamos. Take Me Apart, el tan esperado debut de larga duración de Kelela ha sido nuestra elección porque, además de su cercanía a la perfección en el terreno de los arreglos y la producción musical — genios como Arca y Ariel Rechtshaid llevan a cabo la mayor parte de este trabajo —, es una ideal amalgama de los dos criterios que conforman lo que es el buen Pop: Una familiaridad que lo haga accesible y memorable para públicos amplios, y una visión que empuje el género hacia nuevos territorios. La música de Kelela siempre ha sonado futurista, y al mismo tiempo, posee una sensibilidad melódica que recuerda a joyas como The Velvet Rope, de Janet Jackson. Take Me Apart tiene mucho de vanguardia, pero Kelela es también una melodista superdotada y sobre todo, una autora capaz de crear narrativas entrañables.

Escucha: Spotify

 

 

Texto: Leonel Manzanares

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

comments

Editorial Autor