El peso de la adolescencia / Simple Plan en el Pepsi Center

El pasado seis de noviembre tuvimos una cita muy especial con los recuerdos de la pubertad, y con una de las bandas que marcó la adolescencia de varios de nosotros, estoy hablando de Simple Plan, quienes se presentaron el pasado lunes en el Pepsi Center, para tocar completito su primer material discográfico “No pads, no helmetes…just balls”.

El concierto comenzaba a las 8 y bueno nosotras (mi prima, yo y su novio) ya íbamos un poco tarde, sin embargo cuando llegamos aún no comenzaba nada; en punto de las ocho de la noche las luces del escenario se apagaron para darle paso a un güerito medio (muy) despeinado y con una guitarra acústica, (We the kings se llama) comenzó a interpretar unas canciones que nunca había escuchado, pero conforme seguía tocando nos dimos cuenta que realmente tocaba bien y además traía público, pues la mayoría coreaba todas y cada una de sus canciones, todo iba bien hasta que se le ocurrió cantar despacito (mala idea), en fin termino y las féminas enloquecían por él.

Algo de lo que me di cuenta es que mientras todos esperábamos a Simple Plan, el Pepsi Center se encargó de recordarnos aquellas épocas en donde MTV pasaba vídeos (si chicos antes MTV pasaba vídeos musicales); pues comenzaron a sonar canciones de Blink 182, Yellowcard, Panic! At the disco, Good Charlotte, y todas esas bandas que solíamos escuchar cuando estábamos en la edad de la punzada.

A las nueve en punto, las luces se apagaron de nuevo y todos enloquecimos al ver como Pierre, Chuck, Jeff, Sebastian, (David no se presentó y más adelante les digo por qué), tomaban sus instrumentos y saludaban con un ¡Buenas noches México!, y desde ese momento supe que mi prima y yo soltaríamos una lágrima de nostalgia, en cualquier momento. La fiesta (como decía Pierre) comenzó con “I´d do anything”  desprendida de su primer albúm, el Pepsi retumbaba con tanto chavoruco y uno que otro morrillo que coreaba de principio a fin el “I’d do anything Just to hold you in my arms”; seguida de “The Worst Day Ever”, “You Don´t Mean Anythig”, y entonces hubo un paréntesis para saludar de nuevo al público y decir que este era su lugar favorito, que tenían un público increíble y entonces todo valió madres cuando se escucharon los acordes de “I´m Just a Kid” en ese momento mi prima y yo nos tomamos de las manos y comenzamos a brincar y a cantar , y a mi mente llegaron los recuerdos de cuando ella y yo nos juntábamos en su cuarto pegando sus posters de Simple Plan, mientras con su grabadora viejita ponía el no pads no helmets just balls, mientras me decía que amaba a David (el bajista) y también recordé cuando nos poníamos a hacer slam en la sala de mi abuelita, hasta que un día rompimos su florero favorito, y qué decir de todas esas bandas que ella me enseño y cuando quería ser como ella, porque ella era la persona más cool que yo  conocía , después crecimos y bueno… seguimos haciendo pendejadas juntas.

Canciones como “When I’m with You “, “Meet you there” ponían a corear a todos los fans de hueso colorado, brincaban pero no demasiado, tal vez era la edad XD.

Los primeros acordes de “Addicted”, hicieron retumbar hasta a los vendedores de playeras que estaban afuera, y es que ni siquiera los Simple Plan se escuchaban, pues todos estábamos coreando el “I’m trying to forget that I’m addicted to you”, mientras brincábamos y movíamos la cabeza al compás de la guitarra de Jeff y Sebastian, y no parábamos de sonreír, tal vez todos se estaban acordando de alguna anécdota o de cuando éramos más jóvenes y más felices pero no lo sabíamos.

Fue al término de “Addicted” cuando hicieron un paréntesis y Pierre comenzó a decir que le gustaba México por la comida, por las piñatas, por el tequila, y sobre todo por las mujeres, entonces decidió dedicar “My Alien” a todas las féminas que estábamos presentes; cuando terminó de decirlo varias de nosotras nos desgarramos la garganta gritándole (porque la verdad está demasiado guapo para no gritárselo); siguieron canciones como “God Must Hate Me”, “I won´t be there”, “One Day” y “Grow Up” en donde la banda comenzó a presentarse diciendo de Sebastian era el más caliente y entonces Pierre comenzó a decir que el mayor sueño de Chuck (baterista) era ser el cantante entonces le dieron chance de cantar un cachito de la canción, mientras Pierre cumplía su sueño de tocar la batería, en ese momento mientras todos estábamos cantando y brincando Chuck se animó a aventarse al público y bueno todos enloquecimos. Sabíamos que el final estaba por llegar, entonces mi prima dijo que ella quería que tocaran “Perfect” al final, pero vamos eso no era posible porque debían tocar las canciones en el orden en el que vienen en el disco, y así fue como todo se apagó y una luz roja iluminó a Pierre quien traía consigo su guitarra acústica y bueno la magia comenzó a de nuevo con los acordes de “Perfect”, todos sacaron sus celulares y mientras unos grababan algunos sólo los usábamos para iluminar la canción triste de los canadienses, y corear el “I´m sorry i can´t be perfect” y así empezó la canción acústica, para después comenzar a tocarla un poco más rápida, entonces sucedió lo que les comenté al principio, se me salieron mis lagrimitas y abracé fuerte a mi prima.

Hubo un descanso de un par de minutos para que después regresaran a hacernos desgarrar la garganta al cantar “Shut Up”, brincamos y gritamos y bailamos con esa y con “Jump”, entonces comenzaron a tocar canciones nuevas (y que yo no conocía) como “Boom” , “Jet Lang”, y “Summer Paradise”. Pierre volvió a hacer un paréntesis para hablar sobre lo ocurrido el pasado 19 de septiembre, diciendo que el corazón de la banda siempre estuvo con México y que siempre estará aquí, además agrego que a pesar de todas las cosas malas que se dicen del país, este es hermoso y que el favorito de la banda; con esas bonitas palabras dieron paso a cantar “Crazy”, mientras a mitad de la canción Pierre decidió bajarse del escenario y cantar lo que restaba de esta, con los asistentes que se encontraban hasta atrás, entonces todos corrimos para poder verlo más de cerca mientras seguíamos coreando “Is everybody going crazy? Is anybody gonna save me?”, y de nuevo volvió a hacer un paréntesis para explicar la ausencia de David (bajista), pues no estaba con ellos ya que ha tenido problemas (tiene depresión), y está haciendo todo lo que está en sus manos para poder estar de nuevo con la banda y que la próxima vez que vengan ya esté él con ellos. “Welcome to my life” fue la canción que dio termino al concierto, se despidieron con un enorme ¡Gracias México, los amamos! Y entonces todo volvió a la normalidad, pero la nostalgia seguía con nosotros.

La verdad es que este concierto está en mi top 5 de favoritos del año, estos canadienses brincan y gritan y cantan como cuando tenían 23 años, siguen siendo los mismos, tal vez con una que otra cana, pero logran transmitir esa nostalgia de pubertad/adolescencia que nos transmitían hace 15 años. Gracias Simple Plan por recordarnos que seguimos siendo chavos, que fueron nuestros primeros Crush, y gracias a mi prima Marbella por enseñarme música tan chida y siempre estar conmigo haciendo pendejadas.

 

Foto: Fernanda Rivas

 

Comentarios

comments

Yet Autor