outsider

Reseña: The Outsider, lo más reciente de Netflix

Por Teddye Zapata (@TeddyeZapata)

 

Netflix ya nos ha demostrado que tiene la capacidad y el presupuesto para desarrollar proyectos cinematográficos originales de calidad para su plataforma, ejemplo de ello son Mudbound y Okja, apenas del año pasado. Sin embargo, más veces nos ha dejado ver que, a pesar de tener todo lo necesario para hacerlo bien, puede fracasar vilmente en el intento, y The Outsider se une a esta larga lista de decepciones.

 

Una de las cuestiones con los proyectos de Netflix es que siempre prometen mucho, principalmente por el tipo de gente que eligen para trabajar en estos, y The Outsider no era la excepción; contaban con nombres interesantes como el ganador del Oscar en 2013 Jared Leto, como protagonista, y el director danés Martin Zandvliet, cuyo filme Land of Mine fue nominado a Mejor Película Extranjera en los Oscares del 2017. Al final ambos brillan por su ausencia, Leto nunca pesa como personaje principal y Zandvliet fracasa en intentar desarrollar su historia y las subtramas que se plantean a lo largo de esta. Y si bien la pobre actuación de Leto puede ser una consecuencia de la poca exigencia de Zandvliet en la dirección, es imposible de determinar ya que Leto tiene de talentoso lo que tiene de inconsistente, un día te entrega una actuación como la de Dallas Buyers Club y al otro te hace lo que sea que hizo en Suicide Squad.

 

En esta ocasión Leto encarna la piel de un militar estadounidense preso en una cárcel de Osaka que logra salir para hacerse de un nombre y un lugar en la mafia japonesa, y creo que estoy siendo bastante bondadoso con la sinopsis porque ya habían pasado 40 minutos de película y yo aun no sabía de qué iba la cosa. Todo es un desastre en este filme — la historia avanza de golpe: En un momento estamos viendo al personaje de Leto preso, al siguiente corte está ayudando a salir a un japonés con el que compartía celda, al siguiente corte ya esta siendo liberado y al siguiente corte ya está contando chistes sobre pingüinos en una reunión de la mafia —, no hay transiciones claras, esto bien lo pudo editar mi gato con la cola y quedaba mejor. No se determinan cosas claves que desarrollen y revelen las intenciones y motivaciones del personaje que se supone es el eje central de la historia y nuestro guía en la narrativa, termínanos sabiendo más de personajes secundarios y su trasfondo que del protagonista. Y el script tampoco ayuda; si Leto dice 50 palabras en toda la película creo que es mucho, y esto no seria un problema si al menos sus acciones hablaran por él, pero tampoco, lo que hace lo hace porque sí. Y lejos de ser el personaje frio, taciturno y misterioso que pretende ser, termina siendo una copia aún más mala del seco e inexpresivo Bruce Wayne de Ben Affleck. Don Zack Snyder estaría orgulloso.

 

En fin, The Ousider es una cinta que quiere abarcar y explorar mucho y ahonda en casi nada, se ahoga en la poca originalidad de su premisa del hombre blanco atormentado que lucha por sobresalir en un ambiente que no es el suyo. Son dos horas de película que parecen cuatro y donde pasa todo y realmente no pasa nada.

 

Comentarios

comments

Editorial Autor