No todo es ROMA / Películas mexicanas en ByN que son una joya

El cine mexicano ha mostrado diferentes facetas en su haber, el cine a blanco y negro es algo que en los últimos años se ha retomado; desde las películas de Pedro Infante, pasando por Jorge Negrete e incluso en la actualidad podemos observar distintas cintas que logran plasmar a la perfección las diferentes historia que se cuentan, a través de una lente a blanco y negro.

Actualmente la cinta que ha causado revuelo en los últimos días ha sido la aclamada, amada u odiada cinta ROMA; dirigida por Alfonso Cuarón, esta cinta retrata el drama de una trabajadora doméstica, junto a la ficticia, pero verdadera historia de una familia de clase media que enfrenta una ruptura. Es así como la cinta logra adentrarnos en la vida los personajes a través de los sonidos, los cuales quedan plasmados perfectamente en la cinta, sin embargo existen otras tantas historias dentro del cine mexicano que logran mostrar historias cotidianas, por medio de una lente a blanco y negro, aquí algunas de las mejores (desde mi punto de vista). ��

Corría el año de 1948, cuando Pedro Infante nos entregó una de las cintas más importantes dentro del cine mexicano y de la época de oro, estoy hablando de “ustedes los ricos”. Una película que retrata la separación de clases sociales en la sociedad mexicana, la venganza y la tristeza de un padre que pierde a su hijo, con esa escena donde se ve a Pedro Infante encerrado en el cuarto hecho cenizas, mientras sostiene a su hijo que ha muerto en el incendio que fue provocado por el enemigo que se ve en la primera entrega de la cinta “Nosotros los pobres”.

Luis Buñuel era conocido por hacer cine un tanto surrealista, sin embargo el surrealismo se convirtió en una realidad cuando, en el año de 1950 se dio a la tarea de plasmar la pedofilia, la extrema pobreza y la delincuencia, en su cinta “Los olvidados”, una cinta cruda, llena de realidad y tristeza, una película que retrata la precaria condición de los niños de la calle, de los olvidados por la sociedad que cierra los ojos ante la pobreza existente aún en el país.

La siguiente película me recuerda a mi tío, recuerdo que la veía cada que podía y siempre terminaba llorando. El hombre de papel es una cinta llena de injusticia e impotencia (desde mi punto de vista); cuenta la historia de un pepenador mudo, un día se encuentra un billete de  diez mil pesos, es ahí cuando empieza la travesía de este hombre, él sólo quiere un hijo y busca por varios medios el poder tenerlo, va con una prostituta, la cual no acepta y quiere robarle el billete, después va a adoptar un niño y le niegan el derecho, el final no se los voy a contar prefiero que lo vean ustedes y juzguen ustedes si la película es o no triste.

En el 2004 el señor Fernando Eimbcke nos regaló una cinta con una historia simple de dos adolescentes emocionados por quedarse solos en casa a jugar videojuegos, mientras comen pizza, sin embargo este ritual se ve interrumpido cuando la vecina llega a interrumpirlos, la luz se va y el pizzero llega unos segundos tarde. Una película que retrata un aspecto cotidiano, pero de una manera divertida. Temporada de patos es una cinta que me dejó dos de mis frases favoritas, la primera “sólo se trata de ver quién se chinga a quién” y la segunda “¿a ti también te vale pito?”.

La siguiente cinta fue ganadora del premio Ariel, como mejor cortometraje de ficción, guion original, mejor co-actuación masculina, por mencionar algunos. Una cinta que retrata la marginación de los pueblos indígenas, la injusticia y el lado “humano” de algunos militares. El Violín es una cinta que cuenta la historia de un viejo con su violín, una guerrilla que no se sabe exactamente dónde es y una historia llena de melancolía de un viejo que sabe que quizás ya todo está perdido.

Ahora tienen más opciones para seguir viendo cine mexicano en blanco y negro, la mayoría de las películas las pueden encontrar en YouTube, así que ya no hay pretexto para sólo hablar de Roma, existen otras historias que también merecen ser vistas.

Comentarios

comments

Yet Autor