Halloween

Reseña: Halloween 2018

El paso de Michael Myers por la pantalla grande ha sido largo, y en gran parte, desastroso. Después de su primera entrega estrenada en 1978, que no solo nos presentaba por primera vez al icónico personaje, sino que también se convertiría en un parteaguas dentro del slasher, sub-género del terror que a la postre se instalaría como uno de los preferidos en su época, vendrían 7 secuelas que dejarían el nombre de la franquicia en lo mas bajo y un remake con dos entregas a cargo de Rob Zombie, que a pesar de intentar llevar al personaje por un camino diferente al de John Carpenter en el ’78, también fallaría en el intento. 

Este año Michael está de regreso, esta vez de la mano del director David Gordon Green, más conocido por su trabajo en el terreno de la comedia con Pineapple Express, asesorado creativamente por el mismísimo John Carpenter y con la idea principal de ignorar todo lo sucedido en las ya mencionadas secuelas y posicionar la presente como la secuela oficial de la saga. 

Situada exactamente 40 años después de lo acontecido aquella trágica noche, Gordon Green nos presenta a una Laurie Strode envejecida pero experimentada, interpretada nuevamente por Jamie Lee Curtis, y que ha dedicado su vida a prepararse para el regreso de su némesis y así esta vez no solo defenderse ella, sino a su familia, integrada por su hija Karen y su nieta Allyson, quienes al final unirán sus fuerzas para enfrentar a “El Hombre de la Bolsa” y así regalarnos un sutil pero evidente mensaje de empoderamiento femenino, bastante acorde a lo que vivimos actualmente como sociedad.

Gordon Green respeta por completo todas las convenciones del género, manteniendo la premisa de la cinta sencilla, dotándola de escenas violentas e incluso mas explícitas que la original y manteniendo el ritmo de la película in crescendo, concluyendo con un clímax eficaz y propicio, dándole la frescura que necesitaba una película como Halloween para encajar en estos tiempos. El director también respeta el misticismo que rodea a Michael y lo mantiene en silencio toda la película y con la incógnita de qué satisfacción obtiene al asesinar gente todavía abierta.

Halloween termina siendo un gran homenaje a su precursora y al género en general. Si bien es cierto que sacrifica ciertas cosas para ser una mejor secuela, como ahondar mas en el lazo que mantiene a Michael y a Laurie unidos, o en la relación tan rota que existe entre Laurie y Karen, esto no le resta fuerza para ser una gran película y una digna portadora del nombre y prestigio de su predecesora.  


Teddye Zapata es el residente experto en cine de Radio Pánico. Puedes seguirlo en Twitter @TeddyeZapata

Comentarios

comments

Editorial Autor