De jazz y otras perversiones

Por: Anahí G.Z. El Ardor. Perdido en las calles de Nueva York, Jack Kerouac imaginaba un destino utópico en el que su palabra fuese un rezo sublime, dedicado a la metamorfosis de la ruptura. Con el alcohol deslizándose en su sistema, sostenía apenas la cabeza para escribir; escribir hasta los confines del destierro; escribir para […]