Canciones secretas y desgastes amorosos / Así suena Paper de Molinette Cinema

¿Recuerdan cuando le escribían cartas secretas a sus amoríos imposibles? Tal vez aún lo hacen o apenas comienzan a hacerlo. Escritos en la última hoja del cuaderno (nuestro tumblr secreto), en libretas pequeñas o en cualquier trozo de papel del cual sabíamos que nadie debía de enterarse de su existencia.

Un ritual de pergaminos en hojas arrugadas con el borde izquierdo del espiral roto, un montón de colores de tinta porque nunca es escrito con el mismo bolígrafo e incluso con diferente tipo de letra, porque ni en eso se puede ser congruente cuando se están contando secretos a un trozo de papel.

¿Les pasa que a veces se encuentran hojas arrugadas con secretos escritos? Cartas de amor y de odio, o dibujos amorfos que terminan en la banqueta por accidente o por intención del propio autor. A mi me pasa seguido, pero una vez me paso la misma historia con una canción.
Hace más de dos años (o más,no lo recuerdo) en la madrugada Raúl, quien es integrante de Molinette Cinema, me mostrò un bandcamp de una banda de post rock llamada The Dead Camera preguntándome que me parecían las canciones y si las podía publicar en el blog, a lo que accedí, pero sin encontrar ninguna informaciòn le pregunté como es que la había encontrado, y me confesó su secreto.
“Es una banda donde yo hice toda la música, pero no le digas a nadie” Después de un tiempo decidió hacer un show en vivo, me pidió que le mostrará la banda a todos mis conocidos, pero sin decirles que se trataba de él. Solo se tenía que descubrir el día del show.
Después, (o sea hasta 2018) me entero que las canciones de The Dead Camera eran escritas para una ex novia de Raúl, que nunca se las mostró y que todo naciò el dìa del cumpleaños de ella.

De las tres canciones de la banda secreta The Dead Camera que estaban en el bandcamp, la más hermosa era “Paper”, que hasta hoy es re lanzada y mejorada por su banda publica Molinette Cinema.  Como si arreglando las cosas viejas de un cajón te encontraras con una carta arrugada que nunca entregaste y tres años después decides leerla en público con un micrófono sin importar que su destinatario la escuche.

Comentarios

comments

Jordy Vital Autor