Tengo 22 años y fui señora por un día / 90s Pop Tour

La noche del pasado 19 de agosto la Arena Ciudad  de México se movió al ritmo de la noche, pues me atrevo a decir que asistí a uno de los mejores conciertos, lleno de emociones y recuerdos, bailé, canté y me quedé sin voz. Estoy hablando de los 90’s Pop Tour, si ese conciertazo en donde se presentaron leyendas del pop noventero como: Litzy, OV7, Fey (de mis favoritas), Jeans, Caló, Aleks Syntek, Erick Rubín y The Sacados.

Ustedes dirán, esta morra que sabe de conciertos, si fue a uno de pop, pero lo que si puedo decir es que traen producción, el escenario 360 grados, hace que toda la arena pueda deleitarse de los pasitos de los artistas noventeros, además una de las cosas que más me gustó fue que no había celulares todo el tiempo levantados para grabar una canción, porque todos íbamos a bailar y cantar y lo más padre era que  todos sin excepción nos sabíamos las canciones (aprendan millenials).

La noche comenzó con emoción, mi hermana y yo estábamos emocionadas porque era nuestro primer concierto juntas, cuando llegamos al lugar eran como las 8:30 de la noche, pero el tiempo se nos fue rápido porque pasamos por nuestra playera (para vernos más en onda retro). Entramos a la Arena y todavía tuvieron que pasar unos cuantos minutos para que las luces se apagaran. A las 9:30 comenzó un teclado mientras que The Sacados comenzaba con su “ritmo de la noche”, todos comenzamos a gritar y nos levantamos de nuestro asiento, de pronto en las pantallas se proyectaron las fotos de los grupos que se presentarían en el lugar, y de pronto de en medio del escenario subió una plataforma de donde salieron todos, la gente comenzó a gritar y a aplaudir, todos estábamos bailando. Acto seguido comenzó The Sacados a dueto con Litzy cantando “pensando en esa chica”, todos coreábamos “Siempre estás pensando en mi, de tu mente no me puedo ir, piensa en otra y déjame salir, ouh ouh”. Siguió Caló con su “No puedo más, si tu a mi lado no estás en este instante”, sin lugar a dudas lo mejor fue cuando salió Fey de en medio del escenario, con su outfit de pantalón de cuadros, su playera azul con naranja, y su pañuelo en la mano, mientras cantaba “Azúcar amargo” ( en ese momento mi garganta se desgarro al cantar “maldito embustero como duele saber que te pierdo”), aún se me pone la piel chinita de sólo recordarlo.

Erick Rubín hizo lo suyo con su “ Dame amor”, mientras las señoras gritaban con todas sus fuerzas, Jeans por su parte hizo de las suyas con su “boom boom boom, mi corazón late, boom boom boom es un disparate”, mientras todos alzábamos nuestro puño al ritmo del boom boom boom, al terminar, se unió Litzy con las Jeans, para cantar “No hay palabras”,  de pronto de en medio del escenario, salió la plataforma, con los reyes de las coreografías noventeras, estoy hablando de OV7 quienes encendieron al público con su “ enloquéceme” uh baby no puedo esconderlo, siento en todo el cuerpo la locura de tu amor.

Conforme avanzaba la noche, las colaboraciones seguían. Jeans y Caló cantando la “colegiala”, Caló y OV7 con sus “formas de amor”, Ov7 y Fey con su “no es obsesión”, mientras todos hacíamos la coreografía con nuestras manos, Fey y Erick Rubín con “gatos en el balcón”, Rubín ,Syntek, The Sacados, Caló, ov7 cantando “de noche en la ciudad” Litzy y Jeans con su “ me pongo mis jeans”, pero sin lugar a dudas la colaboración que se llevó las palmas fue la de Erick Rubín, Erika Zaba(OV7) y Litzy, al interpretar Hey güera/ese hombre es mio/ es por amor.

Llegó el paso de las canciones tranquilas y con ella llegó “duele el amor”, “sexo, pudor y lágrimas” y la reina de la balada “te quiero tanto”, en ese momento todos sacaron sus celulares y la arena se ilumino, mientras mi hermana y yo nos abrazamos y sí, lloré poquito. No todo era melancolía, Fey llegó con su “eh eh la noche se mueve” y todos bailamos, Caló hacía de las suyas con sus pasos magníficos de baile, mientras Jeans hacía que nos desgarráramos la garganta cantándole al estúpido de Pepe que no se a dado cuenta todavía que lo amamos, y Litzy enseñándonos como mentir cuando extrañamos a alguien diciendo que lo extraña cada parte de nuestro cuerpo, pero nosotros no y lo podemos jurar.  Uno de mis actos favoritos fue cuando Fey salió cantando “popocatepetl”, pues me acordé cuando  tenía cinco años y me ponían mi cassete de Fey en la grabadora, mientras veía a mi mamá lavar, fue como viajar en el tiempo y recordar cuando era feliz y no tenía preocupación.

La noche ya se estaba acabando, y Ov7 nos hacía levantarnos de nuestros asientos, para cantar “vuela más alto” y “mírame a los ojos”, mientras Jeans, junto con The Sacados cantaban “bikini amarillo”, “shabadabada” hizo que hasta la familia que venía con los abuelos, se parara a bailar. El concierto terminó con todo el crew noventero en el escenario, mientras todos cantaban “muévelo”.

Sin duda fue un concierto emocionante, lleno de matices, baladas, bailes, y sobre todo nostálgico, regresar a cuando eras niño y ponías tu cassete en la grabadora, o jugabas con tus primas a ser de las Jeans, o cuando se juntaban a imitar las coreografías de OV7. El hecho de que no hubiera celulares grabando, quiere decir que en este tipo de conciertos, se va a bailar, a disfrutar a dejar la garganta en el lugar y por que no a que se te salgan dos que tres lagrimitas, por los años que no van a regresar.

Les recomiendo ampliamente que si tienen ganas de ir, vayan, es un show que vale mucho la pena, lleven a su mamá, a sus primas, a sus hermanos. Es padre ver que nuevas generaciones se empapen del buen pop noventero, ese que se baila habla de amor y hace que hagas ejercicio involuntariamente. Si no tienen oportunidad de ir, chéquense el disco en vivo, de la primera presentación ( a la que también fui), y créanme que les dará ganas de ir a un concierto (el próximo es el 30 de noviembre)  y recuerden NO TODO ES ROCK AND ROLL.

Comentarios

comments

Yet Autor